10 consejos para mejorar la vida de una persona bipolar

Blog » 10 consejos para mejorar la vida de una persona bipolar
10 consejos para mejorar la vida de una persona bipolar
10 consejos para mejorar la vida de una persona bipolar
Opiniones profesionales
 
Es realmente importante acudir al profesional o profesionales adecuados para tratar el caso de cada persona bipolar en concreto, e incluso para encontrar el diagnóstico  correcto, el tratamiento más apropiado y los sistemas de mayor utilidad; tener esta buena base será importante para seguir los consejos a rajatabla y para desarrollar las terapias más efectivas.
 
La familia y los amigos
 
Las personas que nos rodean y que nos aprecian siempre son un pilar muy importante en nuestras vidas, y en el caso de una persona bipolar pueden ser un auténtico punto de apoyo muy determinante a la hora de abordar cada reto que se presente en el día a día; guardar una buena comunicación con los seres queridos será absolutamente positivo y trabajar en este terreno mejorará la vida de toda la familia.
 
El día a día
 
Elaborar una rutina estipulada con cierto orden establecido será un acierto para el día a día de la persona bipolar, de esta forma mejorará el control de las emociones y otros elementos que pueden interferir en la calidad de vida; como tener un momento para la meditación o un patrón para controlar medicaciones y citas sanitarias.
La información es valiosa
 
Aunque el diagnóstico esté realizado y el tratamiento ya esté estipulado siempre es positivo que la persona con bipolaridad aprenda sobre su condición, lea cualquier cosa que pueda proporcionar nueva información y sepa exactamente “como funciona” su cabeza, de esta manera podrá llevar mejor cualquier percance y explicar a los demás las cosas de una forma más clara y acertada.
Una vida saludable
 
Como en todos los casos y para todo tipo de personas, la alimentación también puede jugar el papel de mejorar o empeorar la vida de una persona bipolar según los hábitos que construya; una ingesta de grasas, azúcares o alimentos poco saludables en general puede fomentar la excitabilidad o la tristeza, bajar las defensas o producir un déficit en las vitaminas más importantes para la salud y para el ánimo.
 
Sin miedo al cambio
 
Aunque las cosas permanezcan en cierta estabilidad y se hayan adquirido algunas costumbres positivas, nunca se deben descartar las nuevas terapias desarrolladas o la implementación de alguna actividad que anteriormente no tendría por qué ser necesaria; a veces los cambios son positivos y mejoran la vida haciendo cosas muy sencillas.
 
Un cuerpo impecable
 
Si los alimentos o las rutinas son muy importantes por cómo afectan a la biología de todas las personas y también al bienestar de personas con bipolaridad, el cuidado del cuerpo en general es totalmente indispensable y hacer ejercicio de forma regular, cuidar la higiene o atender al buen descanso serán conductas de éxito.
 
Los mejores entornos
 
De lo interior a lo exterior, por mucho que cuidemos nuestro físico y seamos conscientes de lo que implica tampoco se debe abandonar algo tan importante como el cuidado de un entorno saludable y unas relaciones positivas; la calidad de vida de una persona bipolar puede variar profundamente eliminando amistades tóxicas, personas con conductas dañinas y relaciones complicadas.
 
El criterio personal
 
Aunque siempre se insiste en la búsqueda del consejo profesional y por supuesto recalcamos lo importante de un buen tratamiento con una buena base de apoyo que ayude a tanto a las personas con bipolaridad como a su entorno más cercano, también hay que dejar un espacio para el criterio personal y guiarse por uno mismo a la hora de sentir confianza con un terapeuta, sentirse mal con una medicación o tomar decisiones.
La diversión
 
No pueden ser todo normas, dietas, orden y restricciones ¡hay cosas divertidas que también mejoran la vida! Y es que buscar un hobbie, tener una pasión, dedicar tiempo a algo emocionante y que apetece también es realmente productivo, es más, vendrá bien a cualquier persona bipolar para marcar ciertas costumbres y permanecer en actividad.