Importancia de la preparación de los cuidadores de la tercera edad

Blog » Importancia de la preparación de los cuidadores de la tercera edad
Importancia de la preparación de los cuidadores de la tercera edad
Las personas mayores dependientes necesitan unos tipos de cuidados que no todas las personas pueden o saben otorgarles. Los cuidadores de la tercera edad de centros y residencias deben tener una cualificación requerida para poder ejercer como tal, con el objetivo de brindar unos servicios mínimos y necesarios a las personas que los necesitan.
 
Los cuidadores de la tercera edad deben tener una preparación previa para poder ejercer. Hoy en día, las residencias y centros especializados demandan cuidadores preparados, ya que las familias reclaman el mejor trato para sus mayores, y es que no cualquiera puede tratar debidamente a una persona que es dependiente de su cuidador para poder llevar a cabo acciones tan cotidianas como ducharse o comer.
 
Además de contar con la preparación académica y mental exigida, también es necesario contar con las herramientas para poder proporcionar el trato requerido, por ello, es necesario adaptar los espacios donde habitan las personas mayores, con tal de proporcionarles las máximas comodidades posibles.
 
La importancia que adquiere la preparación de los cuidadores de la tercera edad radica en las necesidades que las personas mayores y dependientes tienen. Una persona no puede enfrentarse a una tarea que en ocasiones puede llegar a ser muy dura sin una preparación previa, ya que no logrará dar un cuidado adecuado, e incluso la situación podrá dejar de estar bajo su control, lo que podría llegar a ser peligroso.
 
Preparación requerida para los cuidadores de la tercera edad
 
  • Física: Lo primera faceta que debe de preparar un cuidador es su cuerpo. Para llevar a cabo ciertas tareas con personas que pueden ser dependientes de manera total, es necesario tener un cuerpo ágil y fuerte que permita mover o trasladar a estas personas para ducharse, vestirse o levantarse de la cama. Además, también es necesario conocer las mejores posturas y técnicas para llevar a cabo estas acciones sin riesgo de hacer daño a las personas mayores o lesionarse ellos mismos.
  • Psicológica: En muchas ocasiones cuidar a una persona mayor puede suponer un esfuerzo psicológico ya que pueden tener pérdidas de memoria o comportarse de manera inadecuada, por lo que los cuidadores han de estar preparados para saber cómo tratar a estas personas y aportarles alegría en los momentos adecuados, y establecer límites claros, cuando la situación lo requiera.
  • Académica: Para estar al cuidado de unas personas que requieren una atención sanitaria prácticamente diaria es necesario tener unas nociones mínimas de enfermería, ya que pueden ser muy útiles en determinados casos. Además, los cuidadores son los encargados de controlar la medicación y la alimentación de estas personas, por lo que deben hacerlo con el conocimiento sobre la materia requerido.

Además de todo esto, los cuidadores deben preocuparse por su salud para no padecer el síndorme del cuidador enfermo.