Manejo del estrés: inteligencia emocional, mindfulness y técnicas de relajación

Blog » Manejo del estrés: inteligencia emocional, mindfulness y técnicas de relajación
Manejo del estrés: inteligencia emocional, mindfulness y técnicas de relajación
Manejo del estrés: inteligencia emocional, mindfulness y técnicas de relajación
El estrés no es malo, realmente es un mecanismo de defensa muy eficaz frente a situaciones inesperadas o de tensión. El problema surge cuando esa ansiedad se descontrola y afecta a todos los niveles del día a día y durante prolongados periodos de tiempo. Ahí es cuando puede transformarse en un problema de salud mental a veces complicado de afrontar.
 
La ayuda profesional es básica en el manejo del estrés. Hoy en día se han desarrollado técnicas para aprender a gestionar las emociones y enfrentarse con éxito a esas situaciones que ponen a prueba nuestra templanza. El ejercicio, una dieta adecuada, un esfuerzo para mejorar las habilidades sociales o para fomentar la autoestima son esenciales, pero hay otras herramientas.
 
 
La inteligencia emocional
 
 
La definición parece sencilla: es la capacidad para percibir, comprender, manifestar y gestionar las emociones de una manera positiva. Aquellas personas que la cultivan tienen más posibilidades de gestionar el estrés con éxito al disponer de una magnífica válvula de escape.
 
¿Cuáles son las claves? Todo parte del autoconocimiento. Ser conscientes de cómo nuestra mente responde a los estímulos es clave para identificar nuestras emociones y aprender a controlarlas cuando estas ponen en riesgo nuestro equilibrio interior. Esa es la base para el manejo del estrés.
 
Pero no basta con analizarse, también hay que ser capaz de ponerse en la piel del otro y comprender sus emociones. El desarrollo de la empatía y de las relaciones sociales es otro de los pilares de la inteligencia emocional, como lo son una actitud positiva y la asertividad. Todas estas cualidades dan forma a un buen antídoto para el estrés. ¿Pero se pueden cultivar? La respuesta es positiva, pero se necesita una guía adecuada.
 
 
Mindfulness
 
 
La simple traducción del concepto como plena consciencia o atención plena apenas alcanza la superficie de todo lo que encierra y de su utilidad en el manejo del estrés. Definirlo es realmente complejo, es una técnica que se confunde con la meditación, aunque hay diferencias de base esenciales.
Mindfulness implica centrarse en el momento presente, aceptándolo y enfrentándose a él para encontrar el camino adecuado que nos lleve al bienestar. Esta aceptación ayuda a centrarse en lo que realmente importa, a no dejarse llevar por las emociones y a tomar las mejores decisiones en cada momento. De esta manera es más fácil recuperar el equilibrio interno y controlar esos factores que desembocan en estrés.
 
 
Técnicas de relajación
 
 
El adecuado manejo del estrés se puede conseguir de muchas formas diferentes y, de hecho, las técnicas de relajación son tan variadas como eficientes si se saben realizar correctamente. Estas técnicas ayudan a mejorar el estado de ánimo, a controlar la ira o la frustración y a aumentar la confianza en uno mismo.
 
En el manejo del estrés, el control de la respiración, la relajación física, los masajes o la meditación han sido las técnicas más tradicionales. Sin embargo, junto a ellas hoy en día se están popularizando otras tan variadas como la musicoterapia, la aromaterapia, el taichí, el yoga o el entrenamiento autógeno.
 
En ISES tienes a tu alcance la posibilidad de especializarte en técnicas y herramientas para el manejo del estrés. Te ayudarán a abrir puertas laborales, a crecer a nivel personal y a enfrentarte con éxito a todo tipo de situaciones.