6 formas de superar la depresión por ti mismo

Blog » 6 formas de superar la depresión por ti mismo
6 formas de superar la depresión por ti mismo
6 formas de superar la depresión por ti mismo
Síntomas de depresión
 
Un episodio depresivo mayor se define como experimentar cinco o más de los siguientes síntomas todos los días (o la mayoría de los días) durante dos semanas o más:
 
  • Estado de ánimo deprimido o irritable
  • Problemas para dormir (es decir, dormir demasiado o muy poco; dormir principalmente durante el día)
  • Cambio de intereses (es decir, no estar interesado en lo que solía disfrutar) o poca motivación
  • Culpa excesiva o autoestima baja
  • Baja energía y / o cambios en el cuidado personal
  • Bajo rendimiento y nivel de concentración
  • Cambios en el apetito (es decir, comer demasiado o muy poco)
  • Agitación o ansiedad severa / ataques de pánico
  • Pensamientos, planes o comportamientos suicidas, incluida la autolesión
 
Es importante recordar que no todas las personas deprimidas tienen tendencias suicidas. Aún puede buscar ayuda incluso si no ha demostrado ningún comportamiento suicida o autolesivo específico, o incluso si tus síntomas no son tan graves o persistentes como los síntomas mencionados anteriormente.
 
¿Y ahora qué?
 
Ahora que conoces los síntomas de la depresión, algunas habilidades de afrontamiento positivas pueden ser útiles. Todas las técnicas que vamos a ver a continuación están respaldadas por investigaciones científicas y psiquiatras, y estas habilidades se recomiendan con frecuencia como partes importantes del tratamiento, incluso para pacientes que continúan tomando medicamentos antidepresivos.
 
ADVERTENCIA: No dejes de tomar repentinamente tus medicamentos antidepresivos recetados sin antes hablar con tu médico
Practicas diarias contra la depresión
 
Es importante saber que probablemente no estarás motivado para hacer ninguna de ellas al principio porque la depresión con frecuencia mina la motivación
 
1. Significado: Encuentra pequeñas formas de ayuda a los demás.
Encuentra un significado personal ayudando a otras personas. Recuerde que la finalidad no es contarlo, si no sentirte bien contigo mismo.
 
2. Tus metas: encuentra metas viables que te den una sensación de éxito.
La mayoría de las personas se sienten culpables cuando hablan de metas porque establecen metas irrazonables o inviables. Un objetivo es viable si:
Algo que puedes controlar (es decir, que no depende de otros)
  • Manejable
  • Realista para ti (no para otra persona)
  • Medible (es decir, sabes si se hace o no)
 
Si algo sale mal con tu objetivo, adopta un "¿qué puedo aprender de esto?" Además, ten cuidado al comparar tu progreso con el de otros. Por lo general, comparamos nuestra mayor debilidad con la mayor fortaleza de otra persona. Esto es injusto, tenlo en cuenta.
 
3. Planes y actividades agradables
No esperes a estar "de humor" para hacer algo. Por ejemplo, permítete unas “vacaciones” de 30 minutos o programa un pasatiempo saludable todos los días. Solo recuerda realizar estas actividades con la actitud correcta. Además, practique la gratitud: tómate el tiempo para notar lo que salió bien hoy, no solo lo que salió mal.
 
4. Compromiso: Permanecer en el presente.
Esta práctica a veces se llama atención plena. Durante las actividades, trata de no juzgarte todo el tiempo. Las investigaciones muestran que las personas con mayor autocompasión también tienen mayor autoestima o confianza en sí mismas.
 
Hacer ejercicio moderado unas cinco veces a la semana (30 minutos cada vez) puede mejorar dramáticamente tu estado de ánimo. También presta atención a cómo el tipo de comida o bebida que ingieres influye en tu estado de ánimo. Recuerda la virtud de la moderación.
 
5. Relaciones: Concéntrate en las personas que te aporten
Interactúa frecuentemente con otras personas que te animen (no con personas que te depriman). Si bien está bien tener algo de tiempo a solas, encuentre un equilibrio y no te aisles o la depresión persistirá.
 
6. Duerme con regularidad: trate de mantener un horario de sueño regular.
Mantén un equilibrio sin dormir poco ni demasiado. Quedarse despierto hasta tarde una noche y luego dormir demasiado al día siguiente es una forma segura de alimentar la depresión. Además, no intentes resolver problemas a altas horas de la noche cuando tu cerebro está medio dormido.
 
A medida que practicarás estas habilidades de afrontamiento, sabrás que estás en el camino de superar la depresión. Por el contrario, la depresión tiende a persistir cuando los pacientes inventan una razón por la que no pueden hacer estas cosas. ¡Tú puedes!