Cómo ayudar a alguien con fibrosis quística

Blog » Cómo ayudar a alguien con fibrosis quística
Cómo ayudar a alguien con fibrosis quística
ayudar a alguien con fibrosis quística
Según recientes descubrimientos, hace ya 50.000 años los hombres y mujeres primitivos ya sufrían fibrosis quística. Una antiquísima patología donde a día de hoy se ha avanzado sobremanera con nuevos fármacos, terapias y tratamientos encaminados a procurarles una vida mejor a las personas que la padecen, niños incluidos. Y es que esta una de las enfermedades genéticas más frecuentes en la raza caucásica, con una incidencia en dicha población de casi 1 caso por cada 5000 nacimientos. De hecho, se calcula que una de cada 25 personas de ascendencia europea, es portadora de un alelo no funcional de la fibrosis quística.
 
 
Vivir con una persona con fibrosis quística
 
 
La fibrosis quística ya se hace latente desde la más tierna infancia. El bebé padece una mala digestión de la leche materna, no aumenta de peso normalmente, tose frecuentemente, padece infecciones pulmonares recurrentes, sufre de sudor salado y heces frecuentes sueltas que son además grasosas y con olor, es propenso a la deshidratación y posee un desequilibrio de sal que puede poner en peligro su vida.
 
 
Es obligatorio que los padres se acostumbre a proporcionarles la cantidad correcta de nutrientes para favorecer un buen crecimiento. Y seguir el tratamiento que el propio médico le ha recomendado. Éste puede incluir enzimas pancreáticas, suplementos dietéticos, percusión del pecho, antibióticos y otros medicamentos. Los suplementos de vitaminas son esenciales, ya que a estas personas les cuesta  trabajo absorber ciertas vitaminas, como las vitaminas A, D, E y K. Incluso algunos bebés con fibrosis quística requieren de más  comida que lo habitual para permanecer sanos, en este sentido diseñar un buen plan de nutrición para su hijo es esencial.
 
 
El vigilar que nuestros familiares tomen enzimas digestivas antes o después de cada comida debe ser una prioridad para ayudarlas a que se cuiden bien. Estas ayudan al cuerpo a absorber grasa y proteína y ayudará a disminuir las heces fétidas, gases y la distensión. En el caso de las personas que viven en climas más cálidos incluir una cantidad pequeña de sal de cocina adicional. También el vigilar que nuestro familiar con fibrosis quística coma las 5 comidas del día y una ingesta mayor de calorías y proteínas