Conflictos en el trabajo con compañeros con discapacidad: cómo gestionarlo

Blog » Conflictos en el trabajo con compañeros con discapacidad: cómo gestionarlo
Conflictos en el trabajo con compañeros con discapacidad: cómo gestionarlo
 Conflictos en el trabajo con compañeros con discapacidad: cómo gestionarlo
Evitar la discriminación. La persona con discapacidad puede hacer muchas tareas similares a las que hace un empleado normal y hay que tratarlas sin prejuicios. Por ejemplo si alguien va en silla de ruedas, no hay que estar más pendiente o sobreprotegerlo sino mantener una relación natural igual a la que se tiene con el resto de compañeros.
 
No mostrar compasión. Otra forma de no tener conflictos con un compañero de trabajo con discapacidad en no demostrarle lástima. Simplemente debemos estar pendientes de sus necesidades concretas que podamos saber previamente o directamente a través de lo que él mismo o ella misma nos lo diga. Es diferente la necesidad de alguien que esté en silla de ruedas a otro que tenga problemas auditivos o visuales, entre otros casos.
 
Valorarlos por lo que hacen. Quienes tienen alguna discapacidad e intentan insertarse en una sociedad bastante hostil para todos en general desean llevar una vida laboral y social como cualquier persona normal. Por eso no hay que cometer el error valorar lo que hacen por sus defectos sino darles el mérito simplemente porque lo que han hecho está bien y nada más.
 
Tener una actitud de rechazo. Nos queda mucho por hacer todavía para que las personas con discapacidad se sientan totalmente integradas desde las barreras urbanas hasta las sociales. Es bastante común que no sepamos cómo tratar a alguien que tenga una discapacidad. Debemos hacer un gran esfuerzo y tomarnos como un serio aprendizaje saber comunicarnos y convivir con esa realidad.
 
Ser pacientes. Hay veces que una persona con discapacidad no comprende bien o en poco tiempo las instrucciones que se le dan para una tarea recomendada. Si actuamos de manera impaciente profundizaremos el conflicto, tenemos que entender que no lo está haciendo a propósito. Si la manera con la que nos estamos comunicando falla tenemos que buscar otros modos sin perder los nervios.
 
En la actualidad las políticas estatales se están centrando en despojar los estigmas de la discapacidad y buscar la inserción dentro de la diversidad, porque de alguna manera todos, incluso los que nos consideramos normales, tenemos nuestras limitaciones. La mayoría de los desempleados siguen siendo personas discapacitadas. Para revertir esta tendencia han surgido modelos que tratan la discapacidad de modo más positivo.
 
Las personas con discapacidad suelen encontrarse subempleadas o desempleadas en comparación con las personas sin discapacidad, y las tasas de ocupación en la mayoría de los países continúan siendo