El uso correcto del lenguaje de género

Blog » El uso correcto del lenguaje de género
El uso correcto del lenguaje de género
El uso correcto del lenguaje de género
Este aspecto, ha traído consigo un atraso significativo en el progreso que venía lográndose hasta el momento. Es por ello, que contar con buena información sobre el tema, es muy relevante en la era moderna en la que vivimos. Y para cumplir con ello cabalmente, existen cursos sobre lenguaje de género que pueden ser implementados en escuelas, empresas y en cualquier centro.
 
Siempre y cuando, exista una buena disposición por parte de los encargados de estos establecimientos, que deseen ser parte de la solución del problema. Teniendo en cuenta, que es importante reflexionar al respecto, siendo generadores de consciencia en la sociedad. Solo de esta forma, las futuras generaciones podrán expresarse libremente, sin limitantes de ningún tipo.
 
 
¿Cuál es la importancia del uso correcto del lenguaje de género?
 
 
Para nadie es un secreto que muchas mujeres, se sienten discriminadas por su sexo a la hora de ser incluidas en expresiones de uso común. Ya sea en las conversaciones e incluso, en los textos escritos; evitar este tipo de eventualidades, es una tarea en la que los hombres también deben ser partícipes, formando parte importante del cambio.
 
Motivado a que la idea general de todo esto, consiste en ser inclusivos en todo momento. Independientemente del sexo, orientación sexual e identidad de género con la que se caracterice cada persona. Es momento de que cesen esas palabras que de alguna forma, pueden resultar ofensivas y que propagan los estereotipos en gran medida.
 
Asimismo, es necesario modificar expresiones de la vida cotidiana, dónde se le da mayor énfasis a un determinado género; cuando claramente, el contexto puede que esté fuera de lugar. Un excelente ejemplo de ello, consiste en aquellas reuniones en dónde el aforo es completamente femenino, y los moderadores deciden emplear el lenguaje neutro; pese a que no existan hombres como tal en el salón.
 
Al hacer esto, se nota el mal uso que se le está otorgando al lenguaje de género, una conducta que amerita ser cambiada cuanto antes. Es válido mencionar, que ante este tipo de escenarios, la información que se tenga respecto al tema, es elemental. De allí radica la importancia de fomentar cursos llevados a cabo por profesionales, encargados de despejar todo tipo de dudas a los asistentes.
 
 
¿Cómo fomentar el uso correcto del lenguaje de género?
 
 
Como bien lo comentamos anteriormente, es necesario incluir cursos especializados que enaltezcan el valor que tiene el lenguaje de género; donde la población cuente con las herramientas necesarias para hacerle frente a este tipo de problemática, nada ajena de la era moderna. Y así, lograr que las mujeres se sientan incluidas, libres de todo tipo de prejuicios. 
 
Además, es esencial crear espacios de reflexión que aborden la temática del lenguaje de género y las consecuencias más resaltantes al no emplearlo correctamente; como los usos sexistas de las palabras que pueden herir y sensibilizar la integridad de las personas. Considerando que en la era moderna, es necesario generar sociedades empáticas, involucradas e igualitarias. 
 
Cabe destacar, que enseñar ejemplos prácticos del lenguaje de género que incluyan a ambos sexos en situaciones comunicativas, es fundamental. Empleando fórmulas de tratamiento adecuadamente. Por lo que en vez de decir las enfermeras y los médicos debatieron sus derechos, quedaría mejor el personal sanitario debatió sus derechos.
 
De igual forma, la coherencia concerniente al lenguaje de género también debe tenerse en cuenta. Especialmente, si en un evento acuden más mujeres que hombres, deben mencionarse con el mismo valor e importancia que si se tratara de público masculino; dándole su lugar a todos los asistentes, independientemente de su sexo u orientación sexual. 
 
Velar para que el lenguaje de género forme parte de la sociedad, es posible e influye notablemente en la educación del sector juvenil; generando cambios en la forma de pensar y de incluir tanto a hombres como a mujeres, por medio de estrategias útiles. Las cuales favorecen la correcta identificación del lenguaje no inclusivo, actuando  inmediatamente ante cualquier eventualidad.