Intervención psicosocial con menores: una ruta al cambio

Blog » Intervención psicosocial con menores: una ruta al cambio
Intervención psicosocial con menores: una ruta al cambio
Intervención psicosocial con menores: una ruta al cambio
En el proceso de mejora de las condiciones sociales de algunas personas, las personas se suelen encontrar con la sorpresa de que necesitan un proceso lógicamente ordenado, tanto para proceder como para justificar sus acciones. En este artículo, conoce lo que es la intervención psicosocial con menores y algunas actitudes que se deben tener en el ámbito profesional. 
 
La capacitación es importante, sobre todo en temas sociales. En estos casos, en donde no existe una forma de proceder universal, en el que cada sesión es diferente, es decisivo contar con una capacitación en un instituto competente. A continuación, conoce la ruta hacia el cambio y cómo lograrlo de forma efectiva.
 
¿Qué es la intervención psicosocial?
Un menor en situación de dificultad social se encuentra en riesgo. Por lo general, se trata de menores en un entorno familiar disfuncional, dentro de un contexto social fuera de lo común. Se trata de personas que se encuentran en una situación de la que necesitan ser sacados. En un futuro, esto podría llevarlos a tener comportamientos igual de problemáticos, poniendo en riesgo tanto su seguridad como la de las personas que les rodean.
 
La intervención psicosocial es un procedimiento social en el que, un profesional capacitado, diseña una estrategia de reeducación para que el menor sea integrado en un entorno funcional, que permita su desarrollo integral y lo conduzca a través del camino del cambio.
 
Vivimos en una sociedad en la que, muchos de los traumas se heredan. Padres que, debido a no haber pasado por este tipo de procesos, les hacen lo mismo a sus hijos. Entonces, se convierte esto en un ciclo sin fin. La intervención psicosocial con menores es el proceso que rompe el ciclo, y crea adultos con las capacidades intelectuales y emocionales necesarias.
 
 
Los 6 pasos en el proceso de intervención psicosocial
La intervención psicosocial con menores es un procedimiento organizado, en el que hay que actuar de forma lógica. A continuación, te damos algunos consejos a la hora de realizar una intervención psicosocial con menores.
 
 
No decir al paciente qué hacer
En todos los casos que se ha efectuado una intervención psicosocial con menores, la estrategia de decir exactamente qué hacer, no funciona. El menor puede tener las peores costumbres del mundo y prestarte la totalidad de su atención, pero las soluciones que promueves no harán efecto, si se hacen en forma de mandados.
 
En este sentido, el menor es quien debe darse cuenta de sus actitudes. La reeducación es un proceso largo, por el que una persona puede pasar durante años. Es tu trabajo fomentar una cultura sana, y unas sesiones de las que tu paciente salga queriendo ser mejor persona.
 
 
No existe una forma universal de tratamiento
Muchas personas recurren a la estrategia de la panacea, que es aplicar el mismo procedimiento a todos sus pacientes. La intervención psicosocial con menores es un proceso dinámico, en el que no sabes con qué te encontrarás. Intenta que tu proceso de reeducación no siga las mismas pautas todo el tiempo. Innova con cada menor que se presente.
 
 
Nunca juzgar
Los problemas cambian, las actitudes y las formas de reaccionar ante el mundo también lo hacen. Un joven se sentirá avergonzado por casi cualquier cosa, y la estrategia de juzgar y regañar solo hará que la intervención fracase. Nunca juzgues a tus pacientes, y formarás jóvenes que, en un futuro, serán excelentes adultos.
 
 
Dar a conocer y fomentar el cambio positivo
Aunque te hemos dicho anteriormente que nunca le digas al paciente qué hacer, hay algunos casos en los que esto es un poco necesario. El cambio está ahí, esperando, pero hay personas que no están preparadas para verlo.
 
Da a conocer el cambio positivo. Pero, sobre todo, fomenta en tus sesiones de reeducación, una cultura de mejora continua. Se trata de una vida humana que necesita un camino, y tú eres una persona que puede lograr la redirección hacia el sentido correcto.
 
 
Nunca olvidar la confidencialidad
Muchos profesionales suelen olvidarse de la confidencialidad, que es lo más preciado en todas y cada una de las sesiones. La intervención psicosocial con menores es un proceso delicado, en el que cualquier detalle podría arruinar toda la estrategia.
 
Nunca olvides la confidencialidad, a menos que el menor haya cumplido su camino y haya sido reeducado con éxito. Solo en este caso, olvídate de esta regla y comienza a compartir los logros de ambos.