La amistad, el perfecto antídoto contra el estrés

Blog » La amistad, el perfecto antídoto contra el estrés
La amistad, el perfecto antídoto contra el estrés
¿Por qué la amistad nos puede ayudar?
 
La razón por la que la amistad nos ayuda a lidiar con el estrés es porque estar con nuestros amigos nos permite desahogarnos. Hablar con una persona con la que tengamos confianza y contarle lo que nos ocurre nos ayudará a sentirnos bien. Además, descubriremos que quizás nuestros amigos también estén estresados, lo que nos permitirá apoyarnos entre todos.
 
Con todo, la amistad es un perfecto antídoto contra el estrés porque solemos quedar con nuestros amigos para hacer actividades que nos permitan olvidarnos de todo aquello que lo genera. Ir a la bolera, dar un paseo en bicicleta, ir al cine… Estas son actividades que harán que el estrés quede apartado a un lado, pues estaremos haciendo algo que nos gusta y distrae.
 
Debido a esto, parece que la amistad es una de las mejores opciones para reducir el estrés y sentirnos mejor. Pero ¿qué sucede si nuestros amigos no pueden quedar o siempre salimos tarde de trabajar y solo tenemos ganas de descansar? Para no perdernos los beneficios que tiene la amistad para combatir el estrés, es conveniente que tengamos en cuenta un punto fundamental.
 
 
Dedicarle tiempo a la amistad
 
 
Debemos tener en cuenta que es necesario dedicarle tiempo a la amistad. Al igual que siempre es posible hacerle un hueco a la pareja o la familia, es conveniente que saquemos tiempo, aunque sea media hora, para ver a nuestros amigos. Una comida o cena después del trabajo, incluso algún fin de semana que tengamos libre. Ver a nuestras amistades frecuentemente reducirá el estrés.
 
¿Qué ocurre si nuestros amigos siempre están ocupados o nunca pueden quedar? Entonces, hay que forjar nuevos lazos de amistad. Seguro que hay algún curso o actividad que deseamos hacer desde hace tiempo, pero nunca nos hemos puesto en serio a ello. Pues este es el momento. Encontraremos a gente que le gusta lo mismo que a nosotros y trabaremos nuevas amistades.
 
En el caso de que nunca nos apetezca quedar porque estamos muy cansados, debemos pensar en que la amistad debe cuidarse para que no se vaya debilitando hasta romperse. Por eso, a pesar de que estemos agotados, quedar algún día por la semana con los amigos, aunque sea un rato, será muy beneficioso para nosotros. Dedicándole tiempo a nuestras amistades, nuestro estrés será cada vez más fácil de gestionar.
 
El control del estrés
 
 
Aunque es cierto que meditar, hacer ejercicio o tener momentos para uno mismo es adecuado para controlar el estrés, la amistad también forma parte de estas recomendaciones. Debemos tener en cuenta que serán un conjunto de factores los que van a influir en que nos encontremos mejor. Pues, el estrés, tiene consecuencias graves, como estar todo el día irritados o vivir en un nerviosismo constante que nos enferme.
 
El estrés puede derivar en ansiedad si no conseguimos gestionarlo de la mejor manera posible. Por eso, la amistad se convierte en uno de los antídotos perfectos para poder conseguir esto y sentirnos mejor, al mismo tiempo que fortalecemos esos lazos que puede que hayamos descuidado en algún momento.
 
La amistad es una gran ayuda para nuestra gestión emocional, lo que tendrá una repercusión positiva en el estrés. Por eso, si no sabemos por dónde empezar o estamos pensando en hacer algún curso para gestionar el estrés, ¡recordemos que en la amistad está la clave! Uno de los aspectos que descubriremos en cualquier formación que hagamos relacionado con esto.