Las 10 reglas del envejecimiento saludable

Blog » Las 10 reglas del envejecimiento saludable
Las 10 reglas del envejecimiento saludable
Las 10 reglas del envejecimiento saludable
De poco sirve llegar a una edad muy avanzada si no se hace en las mejores condiciones físicas, psíquicas y emocionales. El envejecimiento saludable significa una experiencia de vida positiva en la que hay que trabajar desde mucho antes de alcanzar la etapa final de la vida. ¿Cuáles son sus pilares?
 
 
 
 
1. Alimentación: una dieta saludable es imprescindible siempre, pero mucho más cuando se envejece. Los años y ciertas enfermedades asociadas a la edad obligan a adaptar la alimentación a unos requerimientos específicos.
 
2. Actividad física: envejecimiento saludable significa actividad. Con los años nuestro cuerpo cambia, perdemos reflejos, movilidad y coordinación, es inevitable. Sin embargo, el ejercicio juega a nuestro favor, un ejercicio adaptado a las posibilidades de cada persona. En el caso de personas mayores, caminar diariamente es una buena forma de mantenerse activos.
 
3. Actividades ocupacionales: no se trata solo de hacer ejercicio, en el envejecimiento saludable también tiene mucho que ver el saber disfrutar del tiempo libre y del ocio. Cualquier actividad es buena si de lo que se trata es de mantenerse ocupado: la lectura, las manualidades, salir al cine o a visitar museos, el estudio, etc.
 
4. Cuidar la mente: mantenerse ocupado es importante para el bienestar psíquico y emocional, pero también conviene trabajar para no perder capacidades cognitivas mediante ejercicios de memoria o para mejorar la atención.
 
5. Controles médicos: cuidarse en este sentido es otra de las claves del envejecimiento saludable. Es importante someterse a revisiones periódicas y, por supuesto, seguir siempre los consejos y tratamientos médicos.
 
6. Hábitos de sueño: con el envejecimiento, los ciclos del sueño cambian y pueden aparecer problemas para dormir, lo que acaba alterando la calidad de vida. Establecer unas rutinas y seguirlas ayuda a prevenir este tipo de trastornos.
 
7. Relaciones sociales: los humanos somos seres sociales, pero la soledad es uno de los grandes males de la tercera edad. Mantener y fomentar el contacto con los demás y potenciar los lazos familiares es fundamental, ya que ayuda a mantener el bienestar emocional. El aislamiento dinamita el envejecimiento saludable, aunque se trabaje en otras áreas.
 
8. Actitud positiva: saber envejecer, asumir el paso del tiempo como algo natural y disfrutarlo, es un aspecto que debemos cultivar desde mucho antes de llegar a esa etapa de la vida. Una actitud positiva y optimista ayuda a controlar el estrés y a evitar la depresión, además de ser el mayor incentivo para mantenerse activo en todos los demás aspectos de la vida.
 
 
9. No descuidar a nuestros mayores: el envejecimiento activo es algo que debemos fomentar entre nuestros seres queridos. No olvidarnos de nuestros padres o abuelos, animarlos a que realicen actividades, acompañarlos incluso, y evitar que se sientan solos es muy importante.
 
10. Actividades adaptadas: también desde las instituciones se debe trabajar en el fomento del envejecimiento saludable. Más allá de prestar atención especializada cuando se necesite, se trata de ofrecer a los mayores actividades ocupacionales, talleres y espacios adaptados en los que puedan seguir creciendo como personas y relacionarse con otros.
 
Envejecimiento saludable supone mayor autonomía, más calidad de vida en una etapa de la vida especialmente delicada. Conseguirlo depende en buena parte de cada persona, pero los demás también podemos ayudar a nuestros mayores. En ISES te ofrecemos un Curso de Envejecimiento Saludable para que puedas formarte en este campo de actuación tan necesario en nuestra sociedad.