Principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano

Blog » Principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano
Principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano
Principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano
Mantener la máxima movilidad
 
Uno de los principales principios de la rehabilitación funcional del anciano es que lo que se busca es mantener la máxima movilidad. Tras una lesión de cadera o una caída, es posible que una persona mayor sienta que ciertos movimientos ya no son tan fluidos. Para evitar que esto empeore o no mejore, es conveniente poner en práctica determinados métodos de fisioterapia.
 
Dentro de este campo hay varios ejercicios que ayudan a mantener la máxima movilidad. Así, si una persona mayor no anda tan bien como antes, lo que evitará la rehabilitación funcional del anciano es que termine en una silla de ruedas por falta de ejercitar los músculos de las piernas, por ejemplo. 
Ganar independencia
 
Otro de los principios básicos de la rehabilitación funcional del anciano es ya no solo mantener la independencia, sino ganarla. Una persona mayor con rotura de cadera puede que necesite que la lleven al baño. Sin embargo, lo que busca la rehabilitación funcional es permitir, gracias a mantener la máxima movilidad, que la persona pueda seguir valiéndose por sí misma.
 
Esto es muy valioso para los ancianos, ya que a veces pueden sentirse mal por no poder hacer las mismas cosas que hacían antes. Por esta razón, es tan importante la fisioterapia en la rehabilitación funcional del anciano o incluso ciertos elementos ortopédicos que puedan ayudarles a ejercitar determinadas partes de su cuerpo y no perder su independencia. Pero, para que den resultado deben practicarse los ejercicios día a día.
 
Generar esperanza
 
El tercero de los principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano es, sin duda, generar esperanza. Cuando una persona mayor se da cuenta de que puede mover un poco más el brazo y comer por sí sola (aunque se le caiga parte de la comida) se siente mejor, que está progresando.
Asimismo, la rehabilitación funcional del anciano ayuda a que las personas mayores se sientan útiles. Cuando empiezan a ganar independencia o cuando son conscientes de que gracias a los ejercicios y recursos que se ponen a su disposición no la pierden, se sienten mejor consigo mismos y con una gran esperanza de mejora. Esta actitud les predispone a mejorar de una forma mucho más rápida.
Tratamientos simples e individualizados
 
El último de los principios de la rehabilitación funcional del anciano es que es muy importante centrarse en los tratamientos simples. De nada sirven las sesiones terapéuticas largas y con gran variedad de elementos. Con las personas mayores funciona mucho mejor lo sencillo. Por ello, es recomendable acortar las sesiones y realizar ejercicios que puedan poner ellas en práctica en sus hogares sin problemas.
 
 
Asimismo, no podemos olvidarnos de la importancia de los tratamientos individualizados en la rehabilitación funcional del anciano. No todas las personas son iguales, ni tienen el mismo ritmo de recuperación, ni el mismo cuerpo. Por ello, siempre hay que adaptar los tratamientos a su condición física para que, así, estos sean efectivos y los pacientes puedan ver mejoras con el transcurrir de las semanas.
 
Estos cuatro principios básicos para la rehabilitación funcional del anciano siempre se enseñan en cualquier formación, ya que son muy importantes. Trabajar con las personas mayores es muy gratificante y poder ayudarles a mantener su independencia, movilidad y brindarles esperanza es una labor que no tiene precio. Pero, para que todo esto dé resultados, hay que seguir estos cuatro principios.