¿Sabes qué es la rehabilitación psicosocial y cómo ayuda a tratar los trastornos mentales graves?

Blog » ¿Sabes qué es la rehabilitación psicosocial y cómo ayuda a tratar los trastornos mentales graves?
¿Sabes qué es la rehabilitación psicosocial y cómo ayuda a tratar los trastornos mentales graves?
En los últimos tiempos, el concepto de rehabilitación psicosocial ha crecido exponencialmente hasta convertirse en uno de los principales elementos para tratar los trastornos mentales crónicos. Incluye tanto los recursos orientados a mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades mentales como los procedimientos específicos para conseguir ese objetivo.
 
Los objetivos
Los estudios y avances han ido probando que, para tratar a los pacientes con enfermedad mental crónica, la integración en la comunidad y el trabajo para conseguir que el enfermo pueda desarrollar una vida normal y lo más autónoma posible son indispensables. Es por ello que la rehabilitación psicosocial se basa en los principios de autonomía, normalización e independencia. Integrar a la persona con trastorno en su comunidad, desarrollando pautas sociales normales y apropiadas a las características de cada persona y su entorno.
 
Para ello, se necesita de la participación activa de la familia, no solo ayudando a la persona con diagnosticada, sino también fomentando unas relaciones saldables entre todos los miembros de la unidad familiar. Esto ayudará a mejorar el bienestar del paciente y del grupo familiar en general.
 
Por supuesto, el entorno laboral y social ha de ayudar a la integración del paciente, con una actitud positiva y acogedora. Otro de los objetivos es el de estabilizar al paciente desde el punto de vista psicopatológico y reducir al mínimo las crisis y la sintomatología.
 
 
Evaluación en rehabilitación psicosocial
Como proceso continuo que es la rehabilitación psicosocial requiere de una evaluación previa, así como del funcionamiento de las personas en su entorno cuando practican las actuaciones que se les ha proporcionado. En primer lugar, se realiza una evaluación funcional de la persona con trastorno en áreas de funcionamiento o roles sociales que puede desempeñar.
 
Durante el proceso de desarrollo de la enfermedad las personas con trastornos mental grave puede llegar a tener afectadas distintas áreas vitales, por lo que durante al evaluación se determinan los aspectos en los que deben desenvolverse para tener una vida normalizada, como por ejemplo, la salud, la autonomía doméstica, el área de convivencia y relaciones familiares, ocupación del tiempo libre o autonomía económica.
 
El principal recurso metodológico a emplear en la evaluación es la entrevista. Mediante preguntas abiertas o cerradas, reflejo empático, contrastación u otros métodos se recoge información sobre la persona y su entorno que permite elaborar un plan de tratamiento. Esta entrevista se hace extensiva a familiares o personas relevantes del entorno de la persona afectada por el trastorno.
 
En esta fase, también se evalúa el entorno social del paciente, para valorar los recursos y apoyos con los que cuenta para su integración.
 
Métodos empleados en rehabilitación psicosocial
La aplicación de métodos y técnicas variarán en cada persona, pero se pueden señalar algunas de las principales intervenciones que se realizan en psicología psicosocial:
  • Conciencia de trastorno y aceptación de tratamiento. Muchos trastornos mentales se caracterizan por la falta de conciencia del propio enfermo sobre su enfermedad. El enfermo debe aprender a reconocer su sintomatología, a detectarla para pedir ayuda, a cumplir con las pautas conductuales y tratamientos que le han indicado y a desarrollar conductas de autocuidado.
  • Entrenar las habilidades cognitivas. Mediante técnicas psicoeducativas y cognitivo-conductuales se trabaja en atención y concentración, realización de tareas de clasificación, planificación o significado y ejercicios de memoria, con estímulos auditivos y visuales.
  • Trabajar habilidades para la vida cotidiana sociales y de trabajo de tal manera que el paciente pueda poner en marcha dichas habilidades con total normalidad.
  • Apoyo y formación a la familia. Consiste en informar y formar a la familia sobre el trastorno del paciente como síntomas, evolución o tratamientos. Preparar a la familia para afrontar la rehabilitación ya que va a ser parte fundamental de la misma.
  • Trabajo en su entorno laboral y de ocio. Conocer los intereses del paciente para potenciarlos y contactar con sus fuentes de esparcimiento, como un club social por ejemplo.
  • Facilitar la integración laboral. Puede ser con empleo protegido, con apoyo o en empresas sociales. Lo que se trata es de facilitar la integración y que todo el mundo participe de ella.