8 consejos básicos para cuidadores

Blog » 8 consejos básicos para cuidadores
8 consejos básicos para cuidadores
8 consejos básicos para cuidadores
Sí, es su trabajo y reciben remuneración económica por ello, aunque no en todos los casos es así. Hay cuidadores que por circunstancias de la vida se convierte en ello de forma gratuita debido al cuidado de un familiar que necesita de una atención especial. En ocasiones, el desgaste emocional y físico de los cuidadores es mucho mayor en éstos que en otros profesionales. Realizan un trabajo intachable y su labor es imprescindible para el día a día de miles de personas en estado de dependencia, sea del tipo que sea.
 
Sin embargo hay una idea básica que no se debe pasar por alto: el cuidador también debe cuidarse, emplear su tiempo libre para otros menesteres y saber desconectar del trabajo. ¿Cómo?
 
Descansar. Parece una obviedad pero es algo básico pero el descanso es imprescindible para la propia salud física y emocional del cuidador y cara a seguir llevando a cabo su trabajo de forma óptima sin problema.
 
Desconexión. Es preciso que el cuidador desconecte de vez en cuanto de su trabajo. En ocasiones, involucrarse emocionalmente con la persona a la que se cuida hace que el cuidador no termine de despejar su mente y esto es imprescindible también.
Vida social. Rodearse de gente afín es importante por eso el cuidador debe no aparcar su vida social y salir con amigos o familiares y pasar momentos distendidos llevando a cabo tareas que impliquen una sociabilización con gente con inquietudes similares.
 
Soledad. Desde un punto de vista positivo. Momentos donde lo importante sea el descanso, la desconexión y encontrarse con uno mismos, con sus ideas, pensamientos, proyectos de futuro. La soledad del cuidador es imprescindible para su mente.
 
Positivismo. El cuidador necesita momentos positivos, alegres, divertidos… y nada mejor que conseguirlo junto a amigos o distrayéndose viendo una película, series de televisión o leyendo libros. En ocasiones, el trabajo puede conllevar escenas duras de asumir.
 
Ejercicio físico. Realizar ejercicio físico es algo tremendamente positivo para cualquier persona, también para el cuidador ya que le ayudará a oxigenar la mente y descargar la adrenalina del trabajo.
 
Pedir ayuda. Un cuidador no es un super hombre o una super mujer, también necesita en ocasiones ayudas de cualquier clase incluso psicológica y no debe tener reparos en pedirla, tanto a amigos como a profesionales.
 
No ocultar sentimientos. Un cuidador debe ser empático con el enfermo o el paciente pero también debe mostrar su carácter, y no dejarse manipular en ningún momento. Es una persona, tiene sentimientos y es preciso que los muestre de forma proporcionada.