Cómo ayudar a un familiar con depresión

Blog » Cómo ayudar a un familiar con depresión
Cómo ayudar a un familiar con depresión
Cómo ayudar a un familiar con depresión
 
Lejos de lo que algunas personas piensan, estar deprimido no es sinónimo de estar triste durante unos días o un breve periodo de tiempo. Si alguno de nuestros familiares ha sido diagnosticado de depresión, debemos de saber que se trata de un trastorno psiquiátrico grave, que puede superarse con la ayuda de los profesionales sanitarios adecuados, el apoyo de la familia y amigos y, generalmente, de medicación.
 
 
Por qué se produce la depresión y cómo ayudar a un familiar
 
Esta enfermedad no se produce por una sola causa, sino por la interacción de unos determinados factores biológicos, como cambios en los neurotransmisores como la serotonina, componentes genéticos o variaciones hormonales, con factores de tipo psicosocial como problemas personales, familiares, laborales y de personalidad. 
 
Si notamos que algún familiar lleva un tiempo preocupado, con falta de energías e ilusión, con una tristeza continua y que no conseguimos nada, aunque tratemos de animarle, lo primero que debemos hacer es intentar que acuda a un profesional sanitario especializado, como el psiquiatra o el psicólogo. Lo ideal es que primero visitara al psiquiatra, quien le evaluará y le indicará, tanto si necesita medicación, como si debe mantener una terapia con el psicólogo, pues en algunos casos de depresión está contraindicado al principio.
 
La paciencia y la esperanza como herramientas fundamentales
 
Es muy probable que nuestro familiar con depresión, en una primera fase no esté receptivo a nuestra ayuda y nuestro apoyo, pues estará profundamente ahogado en su propia enfermedad, pero poco a poco, con las ayudas médicas y psicológicas y si se rodea de personas positivas y pacientes, irá saliendo de este profundo malestar. Siempre hay que guardar la esperanza, porque la mayoría de las personas con depresión logran superar la enfermedad.
 
Aunque a veces pienses que tu ayuda no le está sirviendo de nada, no te desesperes, porque todo queda guardado y la suma de los aspectos positivos que rodean al paciente contribuyen a lograr que termine superándola. Si además, tu profesión está relacionada con el ámbito de la Salud Mental y la Sanidad y quieres profundizar en todo lo que rodea a esta enfermedad, puedes formarte como Especialista en Trastornos Depresivos. De ese modo estarás mucho más familiarizado con la patología y serás más capaz de facilitar al paciente lo que necesita en cada momento.
 
Aunque parezca que nuestro familiar con depresión no avanza, hay que tener en cuenta que, en ocasiones una depresión puede durar muchos meses e incluso años, por lo que la paciencia y la plena confianza serán grandes aliados. Incentivar a nuestro familiar a realizar actividades positivas, rodearse de gente, practicar deporte y descansar son algunas de las pautas que debemos acometer pues, si accede a ellas, su mejoría será más rápida.