Discapacidad y trabajo en la Unión Europea

Blog » Discapacidad y trabajo en la Unión Europea
Discapacidad y trabajo en la Unión Europea
Discapacidad y trabajo en la Unión Europea
La Unión Europea plantea recursos específicos para las personas con discapacidad, puesto que se calcula que cerca de 80 millones de ciudadanos pertenecientes a ella cuentan con alguna discapacidad y en los últimos años han alcanzado una mayor visibilidad dentro de las políticas sociales o laborales desarrolladas desde el propio Parlamento.
 
Desde la Eurocámara se han dado varios pasos importantes para mejorar la situación de empleabilidad de las personas con discapacidad y construir una sociedad mucho más inclusiva, siendo uno de los principales avances la Estrategia Europea de Discapacidad 2010-2020 que aporta un marco de acción a escala europea y nacional.
 
Esto se aplica tras un importante trabajo a nivel internacional, recordemos que en 2006 la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad fue adoptado por la Asamblea General y se confirmó como un asunto de derechos humanos e igualdad de condiciones.
 
Las mejoras en el empleo para las personas con discapacidad en la Unión Europea
 
 
Gracias a estas medidas empleadas y la mayor concienciación en las políticas tanto europeas como internacionales sobre los obstáculos de las personas con discapacidad de cara a la inclusión escolar y laboral, la situación ha mejorado notablemente respecto a periodos anteriores y se avanza hacia un futuro más optimista.
 
En un alto porcentaje de los Estados miembro la tasa de desempleo de las personas con discapacidad ha disminuido, prueba de que los esfuerzos y nuevos planteamientos empiezan a dar sus frutos, sin olvidar que parte de este crecimiento se puede ver afectado por las crisis económicas generales que afectan a la empleabilidad de todos los ciudadanos a nivel general.
 
Esta nueva estrategia de la Unión Europea que reúne esfuerzos para normalizar todas las situaciones sociales incide en la importancia del acceso a la integración, a la educación de calidad y a la formación permanente, que resultan capitales para que las personas con discapacidad participen en la sociedad de manera integral y mejoren su calidad de vida en todos los niveles.
 
Los pasos que construyen los avances
 
Además de la importancia de la formación constante para el empleo de las personas con discapacidad, se requiere de entornos accesibles a nivel de infraestructuras para la movilidad de todo tipo de personas en el trabajo, algo que se ha desarrollado en los últimos años y ha supuesto una apertura de nuevos mercados de empleo para todos los sectores.
 
Conforme los accesos a nivel estructural, arquitectónico y también educacional se instauran en la Unión Europea, las personas con discapacidad están cada vez más integradas y la discriminación es una barrera cada vez menor gracias a la conciencia de una sociedad de avanza hacia la igualdad en todos los sentidos.