El sexo en la tercera edad

Blog » El sexo en la tercera edad
El sexo en la tercera edad
El sexo en la tercera edad
En las residencias de ancianos es escasa la orientación en materia de educación sexual por parte de los cuidadores. En muchos casos no saben qué hacer o incluso incurren en maltratos físicos y psicológicos, para impedir que puedan tener relaciones sexuales de manera natural y sana. La formación de estos profesionales del cuidado es crucial para determinar la conducta de quienes de verdad practiquen sexo en la tercera edad o  identificar comportamientos inadecuados, conscientes o inconscientes.
 
Por lo general las personas de la tercera edad, son tentadas a sentirse más libres en las residencias de cuidado, más que en sus propias casas, ya que no se encuentran rodeados de sus familiares que muchas veces frenan sus acciones y suprimiendo muchos de sus deseos, sometiéndolos a desaparecer como miembros activos de una sociedad. Es por eso que no resulta extraño que ancianos aguarden a un momento en los recintos de cuidado para disfrutar del sexo, sin duda de una manera muy diferente.
 
¿Qué puede causar la falta de sexo en la vejez?
 
Aunque existan problemas que derivan de la vejez para disfrutar del sexo con frecuencia, nada puede impedir que personas de la tercera edad tengan sexo, para ello es crucial la intervención de un médico y un psicólogo, que ayude a entender las limitaciones o las ventajas de mantener  relaciones sexuales en la llamada última etapa de la vida.
 
Según estudios el hombre de la tercera edad puede prolongar su vida sexual activa con la ayuda de medicamentos, mucho más que la mujer. En promedio, más del 35% de los hombres entre 65 y 80 años de edad, pueden mantener sexo con o sin ayuda médica; en cambio un 16% de las mujeres entre los 65 y 80 años dicen mantener relaciones sexuales. Y esta poca actividad sexual puede estar dada a la depresión típica que conlleva el envejecer y el no saberse relacionar, fundamental para fortalecer la calidad de vida.