¿En qué consiste la gestión inclusiva en Recursos Humanos?

Blog » ¿En qué consiste la gestión inclusiva en Recursos Humanos?
¿En qué consiste la gestión inclusiva en Recursos Humanos?
¿En qué consiste la gestión inclusiva en Recursos Humanos?
Con nuestro Curso de Gestión Inclusiva de Recursos Humanos aprenderás todo lo que necesitas para la integración plena en todos los ámbitos de tu empresa. Es un paso muy importante tanto para el profesional como para la compañía, por lo que el impacto social será ampliamente positivo.
 
Esta gestión inclusiva de Recursos Humanos tiene varios beneficios. Por un lado, nos permite derribar las barreras que podemos haber formado a lo largo de los años, aportando perfiles y habilidades muy diversas en nuestra organización. Por otro lado, la inclusividad nos permite ampliar los enfoques de la inteligencia colectiva para alcanzar todo su potencial.
 
Otro aspecto importante llega a la hora de la organización. Adaptar los procesos a todo tipo de trabajadores y colaboradores permitirá que se cree un marco cooperativo con gran accesibilidad.
 
 
La filosofía detrás de la gestión inclusiva de Recursos Humanos
 
 
Para lograr una verdadera inclusión dentro de los Recursos Humanos de una empresa, deben cumplirse varios puntos. Esto es lo que nos permitirá convertirnos en una compañía con un enfoque inclusivo de la gestión.
 
 
Debemos ver este proceso como una suma de diferentes capacidades que aporten al global de la compañía.
 
Es importante diseñar los espacios de trabajo y sus herramientas accesibles para todos. No son los empleados quienes deben adaptarse a los elementos, sino concebirlos en primera instancia para ser utilizados por todos.
 
El enfoque de nuestros procesos de cambiar de personas preparadas para unas tareas determinadas a tareas configuradas para cualquier tipo de persona.
 
Cuando encontremos cuellos de botella en nuestros procedimientos, debemos estudiar qué los hace tan complicados. Si es necesario, se fomentará la colaboración.
 
La especialización no debe enfocarse en las personas, sino en las herramientas tecnológicas que se utilizan.
 
Una gestión inclusiva de Recursos Humanos para por consolidar soluciones eficaces e inteligentes, donde se aprovechen las aportaciones de todos y las ventajas de la inteligencia colectiva.
 
 
Pasar de procesos accesibles a procesos inclusivos
 
 
La especialización ha sido un punto importante a la hora de mejorar la productividad de nuestras empresas, pero ello ha traído un problema importante.
Cuanto más alejados están dos puestos de trabajo, más difícil se hace la colaboración entre ellos y menos empatía se establece. No se trata únicamente de colaboraciones, también cuando se hace necesaria una sustitución por cualquier motivo.
 
La solución más común ha sido la de adaptar los procesos, hacerlos accesibles, como puede ser un backup vacacional de cara al verano. Se simplifican las tareas y se diseñas versiones accesibles de las misma, poniéndolas al alcance de muchas otras personas.
 
Pero la gestión inclusiva de Recursos Humanos apuesta por los procesos inclusivos. A través de la filosofía cooperativa que antes mencionábamos, se integran todas las aportaciones de diferentes perfiles para lograr un fin último.
 
Una de las principales consecuencias de la digitalización es que, actualmente, podemos especializar las herramientas informáticas y tecnológicas que poseemos. El uso de estos softwares es de gran ayuda para algunas tareas técnicas y repetitivas, dejando la creatividad, la experiencia o la aparición de ideas disruptivas a los seres humanos.
 
Por lo tanto, los procesos inclusivos permiten que perfiles de trabajador más generalistas puedan hacerse cargo de tareas de alta especialización. Gracias a estas herramientas digitales, cada persona de una organización puede realizar de manera eficiente su trabajo, pero también potenciar el de los demás.
 
Además de esto, la gestión inclusiva de Recursos Humanos aboga por la dotación de tecnologías integrales a lo largo de toda la empresa. Estos métodos datan coherencia a todos los procesos de cada departamento, aunando sus datos e información para un objetivo común.
 
Esta es la manera más adecuada de impulsar un proyecto inclusivo, ya que observaremos nuestra compañía como un todo con múltiples piezas indispensables para su funcionamiento.
 
 
Ventajas de la gestión inclusiva de Recursos Humanos
 
 
Dentro de este nuevo paradigma, veremos varios aspectos que mejoran a lo conocido previamente. Obviamente, se reduce el gasto de recursos y tiempo en modificar una tarea o un proceso para adaptarlo a otros empleados.
 
También, por ejemplo, la comunicación se vuelve mucho más horizontal, evitando malentendido en los flujos de órdenes. Esto favorece la empatía y el compañerismo, creando un clima de trabajo positivo para todos.
 
Las mejoras y cambios se entienden por todo el personal de manera más rápida, haciendo que sea mucho más fácil adaptarse a las novedades. También, todos podrán aportar su visión y enriquecer estas soluciones.
 
En definitiva, la gestión inclusiva de Recursos Humanos es algo positivo a todos lo niveles para la organización.