La importancia del Apoyo Conductual Positivo en Personas con Discapacidad Intelectual

Blog » La importancia del Apoyo Conductual Positivo en Personas con Discapacidad Intelectual
La importancia del Apoyo Conductual Positivo en Personas con Discapacidad Intelectual
La importancia del Apoyo Conductual Positivo en Personas con Discapacidad Intelectual
Dado que, es importante optar por estrategias que tengan un enfoque efectivo y que contribuyan a eliminar conductas inapropiadas; las cuales no están exentas en los niños, adultos y jóvenes con discapacidad intelectual. Gracias al apoyo conductual positivo, es posible incentivar y motivar comportamientos favorables, por eso debemos conocer cómo aplicarlas efectivamente.
 
Las aplicaciones del apoyo conductual positivo abarcan distintos casos de discapacidad intelectual, y son ampliamente recomendables para los jóvenes diagnosticados con Trastornos del Espectro Autista; haciendo que la persona se integre mejor en la sociedad y en instituciones educativas especiales, logrando una comunicación asertiva con los docentes y compañeros.
 
 
¿En qué consiste el apoyo conductual positivo?
 
 
Se trata de un conjunto de técnicas, que permiten modificar el comportamiento de las personas con discapacidad intelectual por medio del refuerzo positivo. De esta forma, si se generan conductas indeseadas, se buscan posibles soluciones adaptadas según la necesidad de cada individuo; aumentando así la calidad de vida considerablemente y eliminando poco a poco los comportamientos negativos.
 
Cabe destacar, que antes de aplicar el apoyo conductual positivo en las personas con discapacidad intelectual, debe realizarse un análisis funcional. De este modo, se logra entender por qué surgen los problemas de conducta y cuál es la mejor forma de solucionarlos; ya que no todas las técnicas son iguales y estas varían dependiendo de cada caso, adaptándose de acuerdo a la necesidad.
 
Al realizar este proceso donde se analizan dichos aspectos, los cuales afectan la conducta de las personas con discapacidad intelectual; se implementa el apoyo conductual positivo a través de un plan de acción personalizado. De esta manera, se promueven los comportamientos esperados de cada individuo, alcanzando un progreso significativo que perdure en el tiempo.
 
 
Aspectos resaltantes del apoyo conductual positivo
 
 
Uno de los factores más importantes del apoyo conductual positivo en personas con discapacidad intelectual, es que permite adelantarse al problema; lo que significa que ya se tiene un método preventivo, para que el comportamiento negativo no se produzca o sea menos significativo. A su vez actúa como mediador, permitiendo que el individuo se adapte mejor a su entorno y participe de forma más activa con la sociedad.
 
Lo que trae un aumento en las habilidades sociales de las personas con discapacidad intelectual, quienes se ven favorecidas por estas estrategias. Sin olvidar que estas técnicas se centran en las necesidades específicas de cada persona, lo que hace que todo sea más individualizado; es por ello que para obtener los mejores resultados, es conveniente capacitarse bien respecto al apoyo conductual positivo.
 
 
¿Cuáles son los beneficios del apoyo conductual positivo?
 
 
Según diversas investigaciones, enfocadas en el estudio del apoyo conductual positivo en personas con discapacidad intelectual, los resultados son excelentes. Esto se debe a que son a largo plazo y brindan soluciones prácticas que gozan de un alto grado de eficiencia. Por lo que a través de estas técnicas, el individuo en cuestión mejorará en gran medida su calidad de vida.
 
Especialmente, en estos tiempos donde la inclusión debe tomarse en cuenta en las instituciones educativas y en la sociedad. Básicamente, con el apoyo conductual positivo para las personas con discapacidad, se vencen las barreras que dificultan una adecuada integración. Por esta razón, es de gran relevancia incluir esta propuesta y que se dé a conocer su propósito en todo el mundo.
 
Cabe destacar, que el apoyo conductual positivo también influye en el rendimiento escolar de las personas con discapacidad intelectual; quienes logran mejorar sus notas y las habilidades sociales con los compañeros de aula. Asimismo, las tareas de la vida cotidiana se vuelven más sencillas de llevar a cabo y se crean vínculos más fuertes con los familiares.
 
En tanto que los docentes también se ven beneficiados con la implementación del apoyo conductual positivo; quienes en todo momento, deben velar por el bienestar de los alumnos con discapacidad intelectual. Ya que por medio de estas técnicas, es más fácil solucionar conductas problemáticas y mantenerse prevenidos, anticipándose a ellas apropiadamente.