Protocolo básico de primeros auxilios con personas dependientes

Blog » Protocolo básico de primeros auxilios con personas dependientes
Protocolo básico de primeros auxilios con personas dependientes
Protocolo básico de primeros auxilios con personas dependientes
Actuar a tiempo puede salvar la vida. Este es el objetivo principal de los primeros auxilios. Una serie de conocimientos que cada vez más se estudian en los colegios cara a formar a las personas en una serie de pautas, acciones y recomendaciones cara a ayudar a personas en peligro incluso de su propia vida. Los primeros auxilios ayudan a prevenir complicaciones físicas y psicológicas, evitando así el deterioro antes del tratamiento definitivo y especializado por parte del personal médico y sanitario correspondiente. Y ayudando a quien sufre de estos percances a que recupere una situación vital positiva y fuera de peligro en pocos minutos.
 
Realizar un curso de formación de primeros auxilios para cuidadores de personas dependientes es una opción a tener en cuenta para que estas personas y/o profesionales sepan actuar ante este tipo de imprevistos dejando a un lado el desconcierto, el miedo, el nerviosismo y sepan actuar de una forma rápida, segura y con conocimiento. La vida de otra persona puede estar a nuestro cargo en una situación extrema como esta y en el caso de las personas dependientes muchas veces ese peligro aumenta. Estas personas requieren de cuidados especiales y por tanto los primeros auxilios deben ser aprendidos y llevados a cabo con total y firme predisposición.
 
Principios básicos primeros auxilios personas dependientes
 
¿Cómo actuar cuando una persona dependiente está a nuestro cargo y ocurre un problema que puede poner en peligro su integridad física o mental? Tener los conocimientos claros y saber actuar rápidamente es esencial. El primer paso, cómo no, es no perder la calma que será fundamental para actuar sin “atropellarse” y dejarse vencer por el pánico.
 
No hay que mover a la persona si ha sufrido un traumatismo, a menos de que sea necesario para realizar maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP). Trasladarle tranquilidad y buenas palabras siempre será esencial cara a que éste no se ponga más nervioso ante una situación de histeria y nervio por parte de su cuidador. Favorecer la ventilación e imponer nuestra autoridad a las peticiones de la persona dependiente es clave. Llamar al personal sanitario y no dificultar su actuación siempre será un primer paso clave que puede salvar la vida del paciente.
 
Ante situaciones extremas es preciso realizar un primer examen al accidentado para evaluar si está en riesgo de muerte inmediata para si es preciso intentar mantenerle con vida hasta la llegada de los servicios médicos. En el curso de formación anteriormente mencionado veremos cómo llevar a cabo estas acciones. En todo momento se debe mantener caliente al enfermo, sobre todo si hay pérdida de sangre. Y ojo, no medicarlo. Solamente el médico puede hacerlo. Ni tampoco darle comida y ni tan siquiera agua. Un traslado adecuado del herido es indispensable. Eso sí, siempre la persona dependiente debe acudir al hospital con un vehículo perfectamente habilitado para ello. Y recuerda, tu serenidad será imprescindible para saber actuar y aplicar tus conocimientos en primeros auxilios. No lo olvides.