¿Se puede prevenir la esquizofrenia?

Blog » ¿Se puede prevenir la esquizofrenia?
¿Se puede prevenir la esquizofrenia?
La esquizofrenia es el nombre genérico que se le da a un grupo de enfermedades mentales que se caracterizan por provocar alteraciones de la personalidad, alucinaciones y pérdida del contacto con la realidad. Estas se pueden diagnosticar mediante la observación de los síntomas, ya que no hay pruebas de laboratorio que ayuden a su diagnóstico, sino que tan solo sirven para descartar otras posibles dolencias.
 
Los síntomas pueden ir apareciendo lentamente, y pueden provocar depresión, ansiedad e incluso comportamientos suicidas. Entre los síntomas más frecuentes aparecen las alucinaciones, los delirios y las asociaciones sueltas, asimismo, también es frecuente la dificultad para expresarse y el aislamiento.
 
Estos síntomas pueden venir precedidos por diferentes factores que predisponen en mayor o menor medida al paciente a desarrollar esta enfermedad.
 
Factores que favorecen la aparición de la esquizofrenia
 
  1. Predisposición genética: Tener algún familiar cercano que sea esquizofrénico puede aumentar las posibilidades de padecer la enfermedad.
  2. Alteraciones durante el embarazo o el parto: La falta de oxígeno en cualquiera de estos dos procesos, algunas infecciones o traumatismos pueden ser un factor relevante en el desarrollo de la esquizofrenia.
  3. Alteraciones en el cerebro: El consumo habitual de sustancias tóxicas es un factor que puede llegar a ser muy influyente en el desarrollo de la enfermedad y que puede dificultar su tratamiento. La dopamina y la serotonina son las dos sustancias más involucradas, ya que están implicadas en la comunicación entre neuronas.
  4. Inclumplir el tratamiento tras diagnosticar la enfermedad puede conllevar fuertes recaídas.
 
Es difícil conocer hasta qué punto es posible prevenir la esquizofrenia, ya que mientras que los factores genéticos u otras alteraciones no se pueden evitar, otras causas como el consumo habitual de sustancias tóxicas sí que puede ser evitado por cada persona. Mientras tanto, se continúan estudiando los mecanismos internos que conllevan su desarrollo con el fin de prevenirlas.
 
Un nuevo estudio ha demostrado que el cerebro de las personas esquizofrénicas o en riesgo de serlo, tienen altos niveles de actividad de las células inmunitarias, este nuevo descubrimiento acerca de cómo los leucocitos contribuyen a la enfermedad podría abrir una puerta al descubrimiento de tratamientos que logre evitar la progresión de la esquizofrenia basados en el control de la actividad de las células microgliales, cuya actividad reparadora del tejido dañado del cerebro podría desencadenar la progresión de la esquizofrenia.