Una guardería dentro de una residencia de ancianos

Blog » Una guardería dentro de una residencia de ancianos
Una guardería dentro de una residencia de ancianos
Los estudios e investigaciones acerca de cómo mejorar la calidad de vida de las personas que viven en residencias y que tienen dependencia nos siguen reportando buenas noticias.
 
Tal y como comentábamos en un artículo anterior con el nombre de “La importancia de la animación sociocultural en las residencias” la motivación y la estimulación positiva en personas mayores con dependencia es de vital importancia para mejorar su calidad de vida. Ante esto, se ha realizado un experimento cuyos resultados han sido muy satisfactorios dentro del campo de la motivación en personas mayores.
 
La prueba propiamente dicha trata de juntar a personas mayores y a infantes en un mismo espacio ¿Os imagináis unir en un mismo espacio una residencia y una guardería infantil?
 
Esta idea es la que se ha ido desarrollando el centro residencial  Providence Mount St. Vincent ubicado en  Seattle (EEUU), en el que se ha creado también una guardería de infantes . Esta residencia acoge, actualmente a unos 400 ancianos todos los días, pero durante 5 días a la semana sus pasillos y salas se llena de risas, alegrías y juegos. Y es que durante esos días esta residencia recibe también a niños de primaria, una experiencia que ha sido catalogada como gratificante para todas las partes implicadas.
 
En este caso, las personas mayores forman parte activa de la educación y el aprendizaje de los más pequeños, eso sí, siempre supervisado por los empleados del centro. Esta acercamiento entre las dos generaciones les reporta muchos beneficios a los más mayores:  
  • Les ayuda a evitar el asilamiento social que es tan temido ya que se encuentran en contacto directo y continuo con otras personas.
  • Esta actividad les ayuda a combatir la depresión, gracias a la alegría contagiosa de los niños.
  • Es un estímulo positivo que ayuda a tratar el decaimiento, tanto físico como mental.
  • Es una actividad que permite ejercitar la memoria y mantenerla activa, ya que tienen mucho que contar a los infantes.
  • Mejora el ambiente general de la residencia, convirtiéndola en un lugar más agradable y feliz para los que allí residen.
 
En cuanto a los niños, el proyecto les ayuda a crecer en un mundo más respetuoso, en el que los valores de cooperación y contribución son dos insignias. Además, con esta iniciativa se permite inculcar desde pequeños el respeto y el buen trato por las personas mayores.
 
Como se ve, una buena acción en la cual, todos los miembros participantes salen muy reforzados.
 
Crédito de la imagen